RAZÓN NÚMERO UNO PARA NO VENIR DE DOBLETE (ANÉCDOTA 3)

Un alumno había salido de fiesta y decidió dormir en la escalera de la academia para poder asistir a clase y después se iba a dormir, ya que tenía la clase a las 8 de la mañana del sábado. Su profesor llegó a la academia a las 8 menos cuarto para abrir.

Este centro está en un primero y para abrir la puerta de la academia te pones de espalda a las escaleras. El alumno pensó en dar un susto al profesor y le puso la mano en la espalda y gritó. El profesor sin pensarlo se dio la vuelta y le atizó un puñetazo que cayó para atrás. El alumno era alto y fuerte y no le pasó nada así que se asistió a las tres horas de clase que tenía, eso sí, después de haberse reído con el profesor de la situación dantesca que se había producido.

NOTA: Este alumno ahora es funcionario, tal vez por esa perseverancia.

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies