EL CARPINTERO (ANÉCDOTA 12)

Hace unos años vino a la academia un señor que quería preparar oposiciones, que llevaba toda la vida siendo carpintero y que al haberse quedado en paro, buscaba algo que le diera una mayor seguridad para los años que le quedasen en activo. No había estudiado nada desde los 14 años y después de que lo informáramos de a que se podía presentar se decidió por auxilio judicial. Al cabo de dos semanas asistiendo a clase, se habló con él porque el profesor veía que tenía dificultades. Y que para llegar al nivel exigido desde el que partía tendría que estudiar el doble de horas o el triple que sus compañeros unas 10 horas diarias.

La respuesta del alumno fue:serrucho

Sin problema las 10 horas diarias, cuando trabajaba de carpintero hacía unas 12 o 14 horas diarias, y  mi intención es dedicar esas horas a estudiar. Y aunque ahora me este costando yo le aseguro que voy a conseguir plaza. Es más a partir de ahora, quiero que digáis en secretaria que  si hay 200 plazas en la oposición  decís que son 199 porque una plaza la voy a sacar yo. Y en efecto el señor saco la plaza en 9 meses. Lo cual es muy difícil aunque tengas estudios superiores y seas constante.

Esta historia nos sorprendió a todos por la seguridad que tenía en si mismo y por como consiguió el objetivo, teniendo muchas cosas en contra pero una gran fuerza de voluntad.

Un saludo y hasta la próxima

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR